Adopción y crianza adecuada de caninos y felinos

Por el Dr. Rubén E. Mentzel (Socio de AVEACA)

Cuando una persona o familia decide tener un animal de compañía suele preguntar qué es mejor un perro o un gato, y acto seguido la pregunta es cuál es el mejor. No existe el mejor perro o el mejor gato per se, sino que se debe buscar la mejor opción para cada persona o familia, y criarlo de la manera correcta.
¿Qué especie elegir? Es la primera pregunta que se debe hacer cuando alguien decide incorporar un animal al núcleo familiar. Depende de las preferencias personales, pero también de las diferentes características y necesidades de una y otra especie, lo cual las hace más apropiadas para determinadas familias y menos para otras.
¿Qué raza? La respuesta va a depender de muchos factores como ser: espacio disponible, dinámica familiar, edad de los miembros de la familia, presencia de otros animales, pulcritud de los futuros propietarios, tiempo disponible, preferencias estéticas.
¿Qué sexo? Está en relación directa con las características fisiológicas y comportamentales del macho y la hembra. Además de la conducta sexual, hay algunos rasgos de comportamiento que son más frecuentes en los machos que en las hembras.
¿Qué individuo? También depende de varios factores y la selección se debe hacer bajo asesoramiento profesional veterinario. 
¿A qué edad? La edad ideal es a las 7 u 8 semanas, nunca antes de las 6 ni después de las 9 semanas.

Afecto y estímulos ambientales: Es importante brindarlos en cantidad y calidad para desarrollar una óptima socialización y estimulación temprana.
Evacuación de excretas: Lo primero que se le debe enseñar es el lugar adecuado para orinar y defecar, para lo cual existe una metodología específica.
Contactos homo y hetero-específicos: Hasta los 3 meses de edad se lo debe exponer a la presencia de los individuos de todas las especies con las cuales tendrá que convivir durante toda su vida.
Adiestramiento básico de obediencia: Por ejemplo obedecer las órdenes de sentarse, salir, entrar.
Paseos: Una vez iniciado el plan de vacunación y si el estado sanitario lo permite (consultar siempre a su veterinario), realizar paseos periódicos con collar de cabeza o pretal, correa y bozal.
Por todo lo mencionado, se deduce que la primer consulta con el veterinario es para decidir que animal adoptar. Una vez identificada la mejor opción según sus preferencias, necesidades y posibilidades, se seleccionará el individuo y se darán las indicaciones particulares de cada caso para el correcto desarrollo y crianza del animal.

Dr. Rubén E. Mentzel
Médico Veterinario 
Especialista en Etología Clínica