AVEACA Federal: nuestros socios a lo largo y ancho de todo el país

A 850 kilómetros de Buenos Aires, en la puerta de su veterinaria ubicada en la localidad de Santo Tomé, Corrientes, el Dr. Juan Marcos Marelli exhibe con orgullo su calco de socio de AVEACA. Este profesional de 56 años especializado en pequeños animales, que a veces tiene que atender monos o zorros por la zona en la que vive, es miembro de nuestra Asociación de manera ininterrumpida desde 2005. 
“Me hice socio en un viaje que hice a Buenos Aires” cuenta Marelli y agrega “poder formar parte de la asociación significa mucho para mí. Estamos a 1.000 km y cada vez que podemos viajamos para seguir formándonos”. 
Con esta idea de la capacitación permanente, Marelli suele viajar a congresos y conferencias. Para estar informado, no tiene problemas de recorrer 160 kilómetros hacia Posadas, o manejar 400 kilómetros hacia Corrientes capital, cada vez que hay alguna charla científica. Para poder llegar hasta Buenos Aires tiene más de diez horas de viaje. 
“Cada vez que vengo a los Congresos o a los Ateneos de AVEACA me llevo mucha información”, dijo Marelli, quien agregó que “cuando se acerca la fecha del Congreso ya voy previendo donde alojarme, porque me parece fundamental poder participar”. 
Según Marelli, esta necesidad surge a partir de que “a los veterinarios del interior nos llega poca información, pero al estar asociado en AVEACA uno siente que se está capacitando para ser cada día ser mejor profesional”. 
Con un largo recorrido profesional, este hombre que se que se recibió en 1991 en la Facultad de Veterinaria del Nordeste trabajó durante 20 largos años en el municipio de Santo Tomé, desempeñándose como Director de Bromatología: “en la zona donde vivo yo hubo casos Leishmaniasis visceral en humanos. Se enfermaron nueve personas, y tres de ellos murieron. Esta situación nos obligó a realizar diferentes acciones“.