El empoderamiento de la mujer veterinaria

En la actualidad, se estima que en las Facultades de Veterinaria de Argentina el 70% son mujeres y el 30% hombres. Sin embargo, hacia la década del 60, las mujeres alcanzaban apenas el 4% del estudiantado. 
En su edición Nº 120, la revista Vet Market publicó un artículo acerca del empoderamiento de la mujer en la profesión. La presidenta de AVEACA, Dra. Silvina Muñiz, egresada en el año 1987 de la FCV de la UNLP, contó su experiencia en primera persona. 
Compartimos su testimonio: 
“Siempre voy a recordar la cara de asombro cuando en el año 1980 dije en mi casa que quería estudiar veterinaria. El examen de ingreso a la Universidad era muy difícil y después de aprobarlo era común que muchas mujeres no continuaran. Las primeras mujeres médicas veterinarias las conocí en la Facultad. Eran profesoras, graduadas, pero no era común verlas trabajar en un consultorio”. 
“En segundo año decidí cambiarme de Facultad y me fui a vivir a La Plata. En La Plata la proporción de mujeres era aún menor que en Buenos Aires. Pero, en pocos años, la relación fue cambiando y cuando me recibí, la cantidad de mujeres que ingresaban a la Universidad era casi igual a los hombres. En la actualidad hay más mujeres que hombres”.
“¿Qué pasó? Hubo un gran cambio. Un cambio en la forma de vida, en el planteo de la libertad, en el desarrollo profesional. El “deber ser” que implicaba recibirse, casarse y tener hijos varió con los años. Actualmente, la mujer tiene varias prioridades que no son sólo formar una familia, y las parejas tienen roles compartidos y se ayudan más”. 
“El ser humano se siente pleno cuando puede desarrollarse en todos sus aspectos. En el caso de la mujer, la maternidad, la vida en pareja, la familia, los amigos, el trabajo, viajar, conocer, aprender, etc., etc., etc., son pilares importantes para ser feliz. La realización profesional va de la mano a la realización personal. La mujer profesional no es independiente de la persona”. 
“Si bien la medicina veterinaria en un inicio era una carrera elegida en su gran mayoría por hombres, estaba ligado a que los veterinarios se dedicaban a los grandes animales. Actualmente los animales de compañía cumplen un rol esencial en muchos hogares, y los propietarios buscan profesionales empáticos, dedicados, ordenados. Que cumplan un rol “pediátrico”, y así como en la medicina humana, hay quienes eligen médicas mujeres.