El TRIAGE como técnica para lograr una rápida clasificación del paciente, y las principales patologías de abdomen agudo

Entre los expositores dedicados a la temática, se encuentra el Dr. Fernando Ruiz, que hará hincapié en la utilización del TRIAGE y el diagnóstico diferencial. “Voy a explicar cómo clasificar a los pacientes, en cuanto a su urgencia y su claridad de atención y las principales patologías a tener en cuenta de acuerdo a los síntomas”.

El Dr. Ruiz explica que “el TRIAGE está muy explicado en todos lados, pero sin embargo pocos doctores lo utilizan,  es decir, que no se le da la importancia que tiene que tener”.  En este sentido, destaca la relevancia de hacerlo, sobre todo en las clínicas de emergentología, debido a los beneficios alcanzados a la hora de clasificar a un paciente, de acuerdo a la urgencia y a las disponibilidades con las que uno cuenta en ese momento.

A partir de dicha técnica se puede diagnosticar al paciente desde la sala de espera, determinar el orden de atención, es decir, reconocer “a qué paciente dar prioridad, dedicar recursos y tiempo, siempre anteponiendo la vida, desde una mirada global” señala.

Respecto al abdomen agudo aclara: “Trabajo en un centro  de urgencia y la patología más frecuente que vemos es el hemoabdomen, o ruptura de vaso, generalmente es por ruptura de un tumor de vaso, y la dilatación torsión vólvulo gástrica, como patologías más urgentes o frecuentes”. Para poder llevar adelante el diagnóstico de manera adecuada y como herramienta novedosa, sugiere el uso del ecógrafo en consultorio, “utilizarlo para ecografías de urgencia, no hacerla con técnicas de abdomen detallada; es una ecografía para fines específicos como detectar líquidos libres, reacción peritoneal, respecto al tórax colectas pleurales, congestiones pericárdicas, y un montón más”.

En relación a las patologías  existentes, explica que pueden encontrarse  algunas más graves como la torsión mesentérica, que se da con menor frecuencia, y por otro lado con mayor frecuencia las piómetras, piómetras perforadas, peritonitis, pancreatitis, e incluso ruptura de vesícula biliar, entre tantas otras, que pueden resultar en los pequeños animales.

En este sentido, resalta que “estas técnicas hace años están descriptas pero gracias al avance y la capacitación de los profesionales se va mejorando a diario, y cada vez son más necesarias”.

Fernando Ruiz es médico veterinario y especialista en clínica de pequeños animales, además, se desempeña en el área de emergentología.