La Etología Clínica Veterinaria

Por el Dr. Rubén E. Mentzel

La etología (del griego ethos, que significa carácter o costumbre) es el estudio científico del comportamiento animal. Este estudio abarca tanto los instintos como los comportamientos aprendidos, y surge como resultado de la observación sistemática y el análisis científico de las respuestas de los individuos de una misma especie frente a determinadas situaciones y estímulos. 
Cuando los conocimientos de la etología canina y felina se incorporaron a la medicina veterinaria, surgió como resultado la especialidad denominada Etología Clínica. El objetivo de ésta especialidad es prevenir, diagnosticar y tratar los problemas de comportamientos que puedan presentar los pacientes veterinarios.
Si bien muchas veces nos enfrentamos a enfermedades o trastornos que afectan el comportamiento de perros y gatos (por ej. fobia a los petardos o automutilación de la cola), en otros casos la conducta es normal para la especie pero genera algún tipo de inconveniente, a veces grave, en el contexto de la íntima convivencia con el hombre (por ej. agresión territorial). 
Para llegar a identificar el problema es imprescindible realizar el examen clínico comportamental, y el único capacitado para realizarlo a través de las características del animal, el relato de su propietario, la observación, el examen físico y muchas veces análisis de laboratorio, es el médico veterinario.
Una vez diagnosticado el problema se realiza el tratamiento el cual consiste básicamente en:
• Tratamiento de una enfermedad física si la hay (por ej. hipotiroidismo).
• Modificación ambiental (por ej. cambiar el lugar de descanso del perro).
• Modificar el trato y la actitud del propietario hacia su animal de compañía (por ej. no responder a sus llamados inadecuados).
• Modificar el comportamiento del paciente (por ej. acostumbrarlo a que se quede solo).
• Recurrir a la valiosa y muchas veces imprescindible ayuda de un medicamento modificador de la conducta (por ej. un ansiolítico).
Para poder prevenir los problemas de conducta es sumamente importante que toda persona que decida adoptar un animal de compañía, se asesore adecuadamente consultando al veterinario sobre que animal elegir, a qué edad lo debe adoptar, y cuáles son los aspectos básicos para realizar una crianza adecuada. Un correcto manejo del animal, fundamentalmente en su etapa de socialización, y posteriormente en la etapa juvenil, puede evitar de forma sencilla y eficaz los problemas de comportamiento más comunes y graves en perros y gatos (por ej. agresión social). Por lo tanto debe consultar periódicamente al médico veterinario.
Dr. Rubén E. Mentzel
Médico Veterinario 
Especialista en Etología Clínica
Socio de AVEACA