Las mascotas y las fiestas

SIN PIROTECNIA DISFRUTAMOS TODOS

Fin de año, época de encuentros y festejos; días que, entre otras cosas por el uso de pirotecnia, complican la vida de los animales de compañía. Al poseer un oído mucho más sensible al ruido, cada año, son muchos los animales que desaparecen de sus casas asustados por el estruendo y el pánico. Algunos se pierden, otros son atropellados y, en muchos casos, ponen en riesgo la vida de las personas generando accidentes.

Muchos perros y gatos sienten un miedo intenso al escuchar petardos lo que les impide realizar su actividad normal, se esconden, comen menos, duermen poco, no desean pasear, no juegan. El miedo se caracteriza por distintos síntomas como inquietud, jadeo, temblor, vocalizaciones, así como pérdida del control de esfínteres. Ante el miedo los animales intentan huir o defenderse.

El miedo protege la vida, es una respuesta normal que se manifiesta frente a un posible peligro real o imaginario. En este sentido, cabe señalar que la pirotecnia genera traumas psicológicos en los animales que nunca se olvidan.

El uso de pirotecnia es considerado una costumbre popular y de uso generalizado, pero está claro, que como otras prácticas culturales, implica muchos riesgos para la sociedad. Desde AVEACA, proponemos decirle NO a la pirotecnia, preservando la salud de los animales, evitando los riesgos en la salud pública y preservando el medio ambiente.

Los invitamos a celebrar sin pirotecnia.

 ¿CÓMO CUIDAMOS A NUESTROS ANIMALES?

En el intento de que nuestras mascotas sufran lo menos posible, compartimos una serie de consejos útiles para estas fiestas:

  • No pasear en horarios y por lugares donde es posible que se atemorice.
  • Acostumbrarlo poco a poco, antes de las fiestas, a ruidos que lo asustan al mismo tiempo que se lo involucra en actividades de juego o ejercicios simples.
  • Brindarle en casa un lugar donde se sienta seguro, en un ambiente cálido y tranquilo, con música, sin atarlo o encerrarlo.
  • Que en lo posible esté acompañado, pero sin reforzar su miedo mediante caricias.
  • Consultar al médico veterinario para decidir si es apropiado el uso de medicación y elegir la más adecuada en cada caso.
  • Asegurarse que tanto perros como gatos posean la identificación correcta para poder encontrarlos si se escapan, ya sea en un collar o pretal bien colocado.