Van a anestesiar a mi Bulldog francés: ¿qué necesito saber?

La anestesia es necesaria para poder realizar procedimientos quirúrgicos o diagnósticos destinados a mejorar la calidad de vida de los perros.  Es importante conocer a la hora de realizar una anestesia las particularidades concernientes a cada raza. Desde AVEACA compartimos recomendaciones a tener en cuenta.

El Bulldog Francés, pertenece a un grupo de perros llamados braquiocefálicos. Estos se caracterizan por poseer una nariz extremadamente corta que le confiere ciertas particularidades en la vía aérea. Muchas veces estos perros son roncadores o presentan ruidos respiratorios, tanto cuando realizan ejercicio como cuando duermen.  

Estos perros se caracterizan por tener poca tolerancia al ejercicio intenso así como a las altas temperaturas. Es importante recordar que todos los perros necesitan de la vía aérea superior para disipar el calor, es decir que los ayuda a “enfriarse”, proceso conocido como termorregulación. Al poseer una vía aérea que se caracteriza por tener una nariz corta, con estrechez de las narinas, paladar blando elongado y alteraciones traqueales entre otras, es entendible que sean animales que rápidamente padezcan del calor.

Muchas veces también poseen particularidades gastrointestinales, entre las que se destacan, vómitos, regurgitación, retardo en el vaciado gástrico y reflujo gastroesofágico. Es de destacar que esta sintomatología digestiva esta asociada a la dificultad respiratoria que poseen estos animales. Como tenedores responsables de mascotas es importante comunicar estas particularidades, así como la tendencia a ahogarse cuando comen.

Es por ello que al momento de planificar una anestesia, el veterinario le solicitará una serie de estudios (análisis de sangre, radiografías, ecografías y consulta cardiológica, entre otros) para definir el estado de salud del animal y conocer el riesgo anestésico. Este riesgo, esta presente en todo tipo de procedimientos anestésicos, existiendo factores que lo incrementan. Las razas braquiocefálicas presentan un incremento de posibles complicaciones que deben ser diagnosticadas y tenidas en consideración. Conocer la presencia de enfermedades y su magnitud, le permitirá al anestesiólogo veterinario poder decidir que estrategia anestésica (maniobras, nivel de monitoreo anestésico y combinación de fármacos) es la más oportuna para el paciente, minimizando la posibilidad de complicaciones durante la anestesia y en el postoperatorio inmediato.

Una vez que se haya planificado el día de la anestesia, es importante seguir las indicaciones de su médico veterinario de cabecera le indica, para poder realizar la preparación adecuada, en cuanto al ayuno sólido y líquido, así como la administración de medicaciones o recomendaciones en cuanto al nivel de ejercicio de ese día puede realizar el animal.

*En este artículo, colaboró el Dr. Martin Ceballos, Anestesiólogo Veterinario, Doctor en Ciencias Veterinarias (UBA), Miembro de AAAVRA (Asociación de Anestesia y Analgesia de la República Argentina).